Empresas deben realizar su transformación digital o pueden desaparecer

Ciudad de México, 03 de Septiembre (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-El vicepresidente comercial de Dell para Centroamérica y el Caribe, Gustavo Ripoll, afirmó que las empresas que retrasen su proceso de transformación digital están en riesgo de desaparecer ante la pérdida de competitividad.

“La transformación digital no es una tendencia, es una necesidad. Consideramos que las empresas que no ingresen al mundo digital van a desaparecer”, dijo Ripoll a Notimex.

Indicó que las “empresas nuevas son completamente digitales, basadas en tecnología. Esto favorece su eficiencia y les permite competir con ventaja sobre las empresas tradicionales”.

“Hoy, en este mundo digital, de tecnología de la información, se compite con empresas de otros países. Entonces es necesario transformarse, modernizarse, es la única forma de sobrevivir en el mercado global”, apuntó.

El ejecutivo argentino sostuvo que “hoy en día no existe una barrera que impida el acceso de las compañías o de los países a la tecnología”.

“El acceso a la tecnología es exactamente igual. Está disponible absolutamente en la mayoría de regiones del mundo. Entonces, las empresas de nuestros países (latinoamericanos) están en condiciones de competir de igual a igual en otros mercados”, dijo.

Reiteró que “el mundo está ante una transformación digital, y este proceso involucra sobre todo a las empresas que para competir deberán modernizar su infraestructura y preparar a la fuerza laboral”.

 

About the author

Related

Ciudad de México 17 Febrero (ESFERA EMPRESARIAL/CÍRCULO DIGITAL).-El dinero en efectivo prevalece como el predilecto en la mayoría de los países. Los mexicanos, al igual que los europeos, estadounidenses y japoneses, prefieren hacer sus pagos con billetes y monedas. El Fondo Monetario Internacional (FMI), que tiene como directora gerente a la francesa Christine Lagarde, reconoce que en todo el mundo sigue reinando el efectivo. Señala que muy pocos países se están convirtiendo en sociedades sin efectivo, mientras que en el resto del mundo la mayoría de los pagos se hacen con dinero contante y sonante.